Derechos humanosDestacadoResolucionesSáhara

La Confederación Intersindical condena la represión de la policía y del ejército marroquí contra la población civil saharaui

Resolución del Pleno de la Confederación Intersindical

La Confederación Intersindical conden la represión de la policía y del ejército marroquí contra la población civil saharaui

– rechazamos también la actitud de la MINURSO, de la Cruz Roja Internacional, de la comunidad internacional y del Estado español, por su complicidad con el ocupante marroquí –

El pasado mes de noviembre Marruecos violó el Acuerdo Militar Nº 1 que estableció el Alto el Fuego firmado en 1991 entre el Frente Polisario y Marruecos con la supervisión de Naciones Unidas, tras semanas concentrando tropas militares en la zona liberada por el F. Polisario en El Guerguerat, al Sur del Sahara Occidental; el 13 de noviembre esas tropas marroquíes atacaron a miles de saharauis que protestaban pacíficamente ante esa brecha ilegal utilizada por el ocupante marroquí para trasladar parte de los recursos naturales saharauis expropiados ilegalmente, facilitando el tráfico de drogas y el contrabando.

Ese ataque militar contra la población civil saharaui ha supuesto la ruptura del Alto el Fuego y el reinicio de la guerra, por lo que el Frente Polisario ha respondido en legítima defensa de su soberanía nacional, con bombardeos diarios contra instalaciones militares marroquíes desplegadas a lo largo de los 2.720 Km. del muro de la vergüenza que divide el Sahara Occidental.

La respuesta de Marruecos ha sido la intensificación de la durísima represión que ya venía ejerciendo con total impunidad contra la población civil saharaui en los territorios ocupados, aumentando el maltrato y las torturas contra las personas detenidas y presos políticos saharauis, las detenciones arbitrarias a decenas de personas, la persecución de periodistas y arrestos domiciliarios ilegales en casas de activistas defensores de los derechos humanos.

Especialmente grave es el asedio que está sufriendo desde hace más de tres meses la casa y la familia de Sultana Khaya, defensora de los derechos humanos, que hace sólo unas semanas sufrió el ataque y asalto por fuerzas paramilitares y policiales que lanzaron productos químicos que le derritieron el ojo de cristal que tenía fruto de torturas anteriores.

Muy preocupante es también la situación del periodista saharaui Mohamed Lamin Haddi, condenado injustamente por un Tribunal Militar a 25 años de cárcel por las protestas del campamento de la dignidad de Gdeim Izik, y que hace dos meses inició una huelga de hambre para denunciar los malos tratos, las condiciones infrahumanas que sufre en las cárceles marroquíes y exigir el acercamiento a su familia. Su madre recorrió 1200 Km. para visitarlo y se lo han impedido, por lo que se teme lo peor.

Todo esto se produce ante la pasividad, cuando no complicidad, de la denominada comunidad internacional y de la potencia administradora del territorio, es decir, el Estado español, que no sólo no hace nada para frenar esa violenta represión contra la población civil, sino que se permite seguir vendiendo armas al ocupante marroquí, como el buque de guerra que anunció el Gobierno español que fabricará para la Marina Real de Marruecos, contraviniendo así la legislación española para el comercio de armas y el Derecho Internacional.

Gravísima es también la actitud de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para la realización del Referéndum en el Sahara Occidental) y del CICR (Comité Internacional de Cruz Roja), que a pesar de estar viendo sobre el terreno lo que ocurre permiten que siga la represión con total impunidad.

Unos y otros permitien esas gravísimas violaciones de los derechos humanos que están siendo documentadas y denunciadas por diversos organismos internacionales y defensores de los Derechos Humanos, como el demoledor informe de Human Rights Watch que denuncia esas violaciones del régimen marroquí contra la población civil saharaui en los territorios ocupados.

DESDE LA CONFEDERACIÓN INTERSINDICAL:

  • Denunciamos la represión ejercida por el estado marroquí contra la población civil saharaui y la impunidad con la que actúa.
  • Exigimos el cese de la represión, el respeto a los derechos humanos y la libertad de los presos políticos saharauis.
  • Denunciamos la complicidad y el silencio del Estado español, la comunidad internacional y la mayoría de medios de comunicación, que ocultan hechos tan graves como los que están sucediendo en el Sahara Occidental.
  • Exigimos que a la Misión de Naciones Unidas en el Sahara Occidental (MINURSO) se la dote de competencias en la supervisión y vigilancia de los derechos humanos y que se fije de una vez la fecha de la celebración del referéndum de autodeterminación.
  • Exigimos que el Comité Internacional de la Cruz Roja cumpla con sus obligaciones y con el Convenio de Ginebra ante la situación de guerra en el Sahara Occidental y proteja a la población civil saharaui frente a la represión e impunidad que ejerce el ocupante marroquí.

Sólo el cese de la ocupación y del expolio de sus recursos naturales, el respeto a los derechos humanos, la puesta en libertad de los presos políticos saharauis y el respeto al derecho a la autodeterminación y a la independencia del pueblo saharaui puede solucionar este conflicto.

Pleno Confederal, 25 de marzo de 2021

CONFEDERACIÓN INTERSINDICAL

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba