ComunicadosDerechos humanosDerechos laboralesDestacadoForo Social Europeo

Florencia 2022: romper la fragmentación y construir la convergencia social.

20 años después del primer Foro Social Europeo, Florencia vuelve a convertirse en el epicentro de la convergencia de organizaciones y movimientos sociales.

La Confederación Intersindical ha participado activamente de este encuentro celebrado entre el 10 y el 13 de noviembre en Florencia y en el que se han dado cita más de 150 sindicatos, partidos políticos, organizaciones  y movimientos sociales de todas partes de Europa para realizar talleres, asambleas y plenarios.

Esta cita tiene mucho más que ver con el futuro que con el pasado a pesar de que el 20 aniversario de la celebración del primer Foro Social Europeo haya sido la excusa para volver a convocar a actores sociales y movimientos de toda Europa. De ahí la importancia de su celebración en este momento de especial trascendencia tras la pandemia y el estallido de la guerra en Ucrania que están generando no solo importantes aumentos de la inflación que provocan un empobrecimiento generalizado de la clase trabajadora y los sectores populares, sino también un descontento social que unido al deterioro y vaciamiento de las instituciones democráticas están abonando el terreno para el aumento de la extrema derecha.

Reconstruir las redes de comunicación, colaboración y convergencia de aquellas organizaciones que aspiramos a construir una sociedad capaz de afrontar los retos del futuro al margen de las lógicas destructivas capitalistas es un primer paso esencial para superar la actual fragmentación territorial y sectorial que ha caracterizado a las movilizaciones a lo largo de los últimos años e iluminar el camino hacia ese futuro.

Una visión hacia la convergencia que pasa ineludiblemente por reconocer que es el propio sistema capitalista el que se encuentra en el origen de la crisis global que vivimos. El aumento de la pobreza y la precariedad –Eurostat cifraba en 2021 en 95,4 millones las personas que se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social en Europa, el 21,7% de la población total-; la destrucción de los servicios públicos y el recorte de derechos y libertades para aumentar los márgenes de beneficios a costa de las condiciones laborales de las trabajadoras y los trabajadores; el incremento de las brechas de desigualdad, que afectan de manera especial a mujeres, jóvenes y migrantes, mientras aumenta la acumulación de riqueza en manos de unos pocos y se disparan los beneficios de los bancos, las farmaceúticas, las multinacionales de la alimentación, las tecnológicas o las energéticas; el colapso medioambiental que sufre la avaricia de un sistema que derrocha y contamina sus recursos –con una COP27 plegada a los intereses neoliberales; o guerras como la de Ucrania, pero también los conflictos en Yemen, Palestina, Etiopía, Siria, el Sáhara Occidental, forman parte de una crisis global.

La Confederación Intersindical está firmemente comprometida, desde la profunda convicción sociopolítica, solidaria e internacionalista sobre la que se cimienta su trabajo, con el fortalecimiento de espacios de convergencia europeos que sirvan para intensificar la solidaridad entre las luchas y los pueblos de Europa, frenar el avance de la ultraderecha y avanzar en la construcción de una sociedad más justa y democrática.

Área Internacional de la Confederación Intersindical | 14 de noviembre de 2022

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba