ComunicadosDestacadoPolítica Sindical

La Confederación Intersindical ante la grave crisis política y económica

El Tribunal Constitucional (TC) ha decidido tomar en consideración el recurso presentado por el Partido Popular para impedir que el Senado pueda convalidar los cambios aprobados en el Congreso con el objetivo de desbloquear la actual situación de las instituciones judiciales caracterizada por la negativa del PP a cumplir lo estipulado por la legislación que obliga a su renovación después de cada convocatoria electoral.

Se trata de un hecho sin precedentes que abre una grave crisis institucional al interferir el poder judicial en un proceso que compete al poder legislativo, antes de que éste último haya culminado el proceso de aprobación de la reforma.

Supone, igualmente, una crisis de la propia democracia en el sentido de que un órgano no electo, cuya actividad es cuestionada por su resistencia a renovarse tal como lo indican las leyes, interfiere en la actividad de otro organismo, las Cortes, elegido directamente por la ciudadanía.

Nos están acostumbrando a actuaciones jurídicas en diferentes ámbitos que nos causan rubor, desde el encarcelamiento de raperos, actuaciones arbitrarias de Fiscalía, juicios injustos que acaban con la destitución de diputados electos o peticiones de penas que pretenden llevar incluso a prisión a sindicalistas como en el caso La Suiza (Xixón, Asturies) y otros. El poder judicial se ha convertido en un problema para la democracia y una preocupación generalizada tal como señalan numerosas encuestas de opinión.

Las derrotas de la derecha y extrema derecha en las últimas convocatorias electorales no han sido asumidas de forma normalizada por sus protagonistas. Su oposición a cumplir lo estipulado por las leyes para renovar los órganos judiciales refleja el deseo de mantenerse en los centros de poder aún a costa de minar con ello los principios de la democracia. Por parte de la derecha existe un deseo no disimulado de parapetarse en las instituciones para, desde ellas, intentar impedir la actuación del Gobierno. Su composición actual no cumple con la ley y sirve para hacer una pinza conservadora. El PP, responsable de esta situación, lleva de forma sistemática al TC todas aquellas leyes que implican ampliación de derechos sociales (aborto, matrimonio igualitario, leyes educativas, etc). Siendo esto grave, la actuación del TC no tiene desperdicio. Con su actuación se niega al cumplimiento de la ley, se declara en rebeldía frente al mandato constitucional, interfiere en la actuación de otro poder y genera con todo ello una crisis de consecuencias imprevisibles e inéditas en nuestro entorno.

Junto a esta crisis de tipo político, otra crisis atenaza a las clases trabajadoras y sectores populares. Se trata de la grave situación económica producida como consecuencia de la guerra de Ucrania tras la invasión rusa. El crecimiento de la inflación, la subida desbocada de los precios de artículos de primera necesidad como la alimentación o los combustibles están asfixiando a buena parte de la población.

Desde la Confederación Intersindical (CI) venimos denunciando esta situación y animando las movilizaciones de la clase trabajadora. Reclamamos la necesidad de garantizar el poder adquisitivo de nuestros salarios, golpeados por la inflación. La situación es tan delicada que hasta expertos institucionales señalan la necesidad de proceder a una subida del SMI para poder afrontar esta situación. Vemos con preocupación que, aprovechando la crisis política, la patronal de la CEOE se niega a afrontar este hecho. Por nuestra parte, exigimos una actualización salarial que esté vinculada a la evolución del IPC al tiempo que seguimos exigiendo la reducción de jornadas laborales y de los ritmos de trabajo, la defensa del empleo en el sector público con calidad, la necesidad de combatir la siniestralidad laboral, la denuncia de la precarización del empleo y demás prácticas patronales que sirven para consolidar beneficios económicos en tiempos de crisis.

La defensa de nuestros intereses como clase y de la democracia pasa por la movilización unitaria de la clase trabajadora y demás sectores populares. En esa tarea, la Confederación Intersindical seguirá batallando.

Confederación Intersindical | 21 de diciembre de 2022

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba