ComunicadosDestacadoOrganización de mujeres

¡¡Basta ya!! El machismo, la misoginia y la homofobia no tienen cabida en una sociedad avanzada como la que aspiramos a construir

Este caso ha cambiado el foco de la noticia que pasó de la fiesta a convertirse en un agrio debate que pone el consentimiento en el centro de la polémica y denuncia de actitudes machistas en el mundo del deporte, especialmente en el fútbol, donde la hegemonía varonil impone la pervivencia de actitudes que chocan directamente contra valores igualitarios impulsados desde el movimiento feminista.

Lo que hemos vivido esta semana ha sido un vendaval de acontecimientos: tras la primera denuncia por parte de la jugadora hemos visto la reacción del agresor que conforme pasaban los días ha cambiado sus posiciones. En menos de 48 horas pasó de quitarle importancia y trascendencia al asunto (es una gilipollez, dijo) a organizar su defensa denunciando mentiras de la agredida y señalando como responsable del escándalo “a la lacra feminista”. Todo esto solo ha servido para incrementar el escándalo e indignación de buena parte de la sociedad. Ha puesto el foco en un deporte que no ha evolucionado y en el que valores como machismo, misoginia u homofobia parecen elementos inmutables. Si a esto añadimos la vinculación del mismo con sectores empresariales especialmente corruptos, nos encontramos con un cóctel difícil de digerir por una sociedad que exige cambios reales y nuevos valores más igualitarios.

La decisión de la FIFA de suspender de sus funciones, durante noventa días, a Luis Rubiales, no será válida si no culmina con su desplazamiento definitivo e inhabilitación. Este paso es imprescindible para abrir una fase de actualización que permita introducir los valores igualitarios asociados a una sociedad moderna y avanzada. Tras la primera puesta en escena del agresor en la asamblea de la RFEF, vemos con satisfacción que van surgiendo voces de denuncia que se extienden a jugadores profesionales masculinos, cuerpo técnico y otros estamentos, pese a que en algunos casos su sinceridad puede ser discutible. Nos congratulamos por ello aunque nos gustaría que fueran más contundentes y masivas. Queremos recordar que durante las últimas protestas de las mujeres en Irán, hubo numerosos pronunciamientos de varones deportistas que se solidarizaron públicamente, asumiendo graves con ello graves riesgos. Una actitud similar es la que queremos ver en nuestro país donde los riesgos son menos graves y peligrosos. En todo caso, tenemos claro que esta lucha no acabará con soluciones temporales que busquen ganar tiempo para desactivar la reacción de indignación social generada estos días. El movimiento feminista lo ha dicho alto y claro. ¡Basta ya!

Los hombres y mujeres que formamos parte de la Confederación Intersindical (CI) venimos luchando desde hace muchos años por impulsar espacios de igualdad y respeto en todos los ámbitos, los laborales y también los sociales. Queremos reafirmarnos en ese compromiso, especialmente en ahora, en un momento en el que las denuncias pueden permitir abrir un debate social más amplio que facilite visibilizar la existencia de valores reaccionarios en múltiples sectores de nuestra sociedad. El deporte no puede convertirse en un baluarte donde se atrincheren quienes defienden posiciones reaccionarias e inmovilistas. Respeto, igualdad y diversidad deben ser los valores universales vigentes en todos los rincones sociales.

#SeAcabó #YoConJenniHermoso

Confederación Intersindical | 27 de agosto 2023

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad