Cumbre socialDerechos humanosDestacadoForo Social MundialMedioambiente

Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales, de paz y mediambientales del Foro Social Mundial 2021

Al comenzar una nueva década, la pandemia mundial de Covid-19 sigue cobrándose vidas y devastando las economías en el mundo entero. Los impactos del virus y el empeoramiento de la emergencia climática están aumentando las desigualdades sociales en todas partes. La lucha contra ambas crisis es la lucha por la supervivencia de la humanidad, por nuestras vidas y nuestro sustento, por la decencia y la humanidad. Este año es crucial para abordar ambas crisis.

En el pasado, los movimientos populares han planteado la necesidad de un cambio de sistema que ha mejorado la vida de millones de personas, especialmente de las mayorías marginadas. Por ejemplo, los movimientos obreros, de mujeres, de justicia social, antiesclavistas y antirracistas, de liberación, por la paz, de jóvenes, medioambientales, ecológicos, climáticos y de campesinos e indígenas han logrado con sus luchas, a menudo, cambios históricos.

Hoy necesitamos unir nuestras fuerzas para forjar un movimiento aún más fuerte, porque además de los viejos problemas causados por las relaciones nocivas entre los seres humanos y la naturaleza, el capitalismo, el patriarcado, el racismo y el colonialismo, nos enfrentamos a retos aún mayores. Las profundas y multiformas crisis de hoy se caracterizan por la extrema concentración de la riqueza y del poder, la precariedad del trabajo y de los medios de vida, los fallos del sistema de salud pública, la respuesta autoritaria y muchas veces militarista a la pandemia de Covid y la manipulación por parte de las viejas y nuevas tecnologías de información.

Las soluciones sólo pueden encontrarse y aplicarse articulando los diferentes niveles de acción regionales y territoriales: desde las bases hasta lo global. Los cambios deben venir desde abajo, sostenidos por las personas y sus organizaciones. En este contexto tenemos que darnos cuenta de que todas nuestras diferentes áreas temáticas de especialización están interconectadas: la paz no se puede lograr con una tecnología desbocada y las relaciones económicas no se pueden restaurar sin justicia social; el medio ambiente no se puede preservar sin un cambio radical en el imaginario social y la paz no se puede lograr sin la protección del medio ambiente y la justicia social y la transformación de nuestro sistema monetario. De lo contrario, el poder unilateral y el afán de lucro perjudicarían los intereses de todxs.

Por eso nos comprometemos a construir un movimiento de amplia base para la transición social, ecológica, económica y política con igualdad interseccional, reconociendo los derechos de la Tierra, de la naturaleza y la democracia de participación comunitaria como valores fundamentales. Al unir las diferentes iniciativas queremos abordar las preocupaciones de la gente común y de la vida cotidiana, para evitar que la humanidad sufra la devastación de las guerras, el hambre y las catástrofes ecológicas.

Las iniciativas locales, tanto en las comunidades rurales como en urbanas, que permiten a las poblaciones locales tomar el control de la tierra, de la vivienda y de otros recursos, son importantes. Esto da acceso a ganarse la vida, permitiendo un buen vivir. Tales iniciativas son la soberanía alimentaria y la agroecología, la ayuda mutua para ayudarse tanto en tiempos de crisis como en un futuro mejor tanto en el campo como en las ciudades y construir formas económicas democráticas de cooperación para fortalecer las economías locales.

Para ello, los movimientos participantes en el Foro Social Mundial 2021 han decidido establecer, para el futuro próximo, una AGENDA GLOBAL DE ACCIONES COMUNES, comenzando con movilizaciones a finales de abril y en las primeras semanas de mayo exigiendo el Desarme Universal por la Justicia Social y la Transición Ecológica, destacando las siguientes reivindicaciones:

  1. Un cese universal de todos los conflictos militares, una reducción radical de todos los gastos militares, un desarme nuclear general y una reducción radical del gran consumo energético per cápita.
  2. La protección de la vida en todas partes mediante el acceso gratuito a las vacunas y medicamentos contra el Covid-19, así como a servicios sanitarios de calidad y equitativos para todos. Luchar contra los derechos de patente de las empresas, que conducen a una especie de apartheid sanitario. Promoción de soluciones comunitarias a la pandemia. Protección de la vida silvestre para evitar que surjan nuevos virus y futuras pandemias.
  3. . Acabar con la austeridad, especialmente con la reducción de los servicios públicos, la seguridad social y el bienestar, y abolir las deudas ilegítimas, privadas y públicas, ¡tanto en el Sur global como en el Norte global!
  4. Detener la mercantilización de los bienes comunes, del agua, de los animales, de las plantas, de los alimentos, de las capas freáticas, de los bosques, de los ríos, de los lagos, de las playas, de los minerales, ¡pero también de las condiciones de trabajo, de la educación, de la salud, de la cultura y de la naturaleza!
  5. La economía debe responder a las necesidades legítimas de las personas y no al lucro. Por lo tanto: no a los acuerdos de libre comercio injustos. Promover la economía transformadora, el comercio justo y los acuerdos internacionales mutuamente beneficiosos en lugar de la liquidación llamada «libre comercio» y de los regímenes de inversión que benefician a los inversores y a los países ricos.
  6. No a la incitación de temores identitarios nacionalistas y a la proliferación de discursos de odio racista o religioso y de xenofobia, y contra las imágenes de chivo expiatorio del enemigo que han llevado a un nuevo escenario de Guerra Fría. No a las sanciones como herramienta económica para las acciones militares. 
  7. Alto a la represión por parte de los Estados y las milicias privadas de los movimientos sociales y defensores del territorio y la naturaleza y de los derechos humanos, respetando el derecho democrático a disentir pacíficamente. Condenar y exigir justicia por los asesinatos de activistas ambientales y de derechos.
  8. Promover la democracia ecológica y la participación en la comunidad y el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos, incluyendo el empoderamiento integral, por ejemplo, desarrollando la alimentación basada en la soberanía y la agroecología, ¡especialmente de las comunidades indígenas, las mujeres y todos los pueblos oprimidos!
  9. Prestar especial atención y apoyo a los migrantes creando ciudades santuario en todo el mundo y comisiones especiales a nivel regional para proteger su derecho a la movilidad.
  10. Democratizar los espacios para la ciencia y la investigación tecnológica, la expresión cultural en las artes, las ciencias y la sanidad tradicional, incluyendo la abolición de los regímenes de propiedad intelectual y de patentes.
  11. Crear una transición social y ecológica dignificando la vida de los pequeños agricultores, artesanos y trabajadores industriales, estableciendo una relación mutuamente beneficiosa entre las economías rurales y urbanas. Desarrollar y aprovechar las tecnologías de energías renovables sostenibles bajo una gobernanza democrática.
  12. Defendemos el derecho de todos los pueblos a la soberanía y a la autodeterminación, en particular del pueblo saharaui y del pueblo de Palestina.
  13. Necesitamos urgentemente una ley internacional sobre la cadena de valor que obligue a las empresas multinacionales a cumplir la legislación laboral y las normas sociales y ecológicas.
  14. ¡Solidaridad total con lxs activistas que se enfrentan a la represión en todas partes, en el Oeste y en el Este, en el Norte y en el Sur! 

En particular, queremos sugerir a todos los movimientos que participan en el Foro Social Mundial 2021 y a todos los demás en el mundo que formen un período de acción por la paz, la justicia social y ecológica y la transición, del 17 de abril al 1 de mayo.

  • 17 de abril – Día Internacional de la Lucha Campesina
  • 22 de abril – Día Internacional de la Madre Tierra
  • 26 de abril – Día Internacional de Chernóbil
  • 30 de abril – Días de Acción Mundial contra el Gasto Militar (GDAMS), incluyendo las protestas internacionales contra las bases militares
  • 1 de mayo – Día Internacional de los Trabajadores: Por un trabajo socialmente justo y digno

Siguiendo la tradición de oponerse al foro de Davos, convocamos para el 15 de mayo una jornada de acción para la movilización universal por el derecho a la salud y a la protección social para contrarrestar la agenda neoliberal del Foro Económico Mundial que se celebra del 25 al 28 de mayo en Singapur.

Sugerimos también que sigamos aunando esfuerzos en ocasiones como:

  • 8 de marzo – Día Internacional de los Derechos de la Mujer,
  • 7 de abril – Día Mundial de la Salud,
  • 5 de junio – Día Mundial del Medio Ambiente,
  • 6 de agosto – Día de Hiroshima,
  • 28 de septiembre – Día Internacional del Aborto Seguro,
  • 2 de octubre – Día Internacional de la No Violencia, cumpleaños de Gandhi,
  • 7 de octubre – Día Mundial del Trabajo Decente,
  • 16 de octubre – Día de la Alimentación de la ONU,
  • 20 de noviembre – Día Nacional de la Conciencia Negra en Brasil,
  • 29 de noviembre – Día Internacional de la Solidaridad con el Pueblo Palestino.

Además de los días y semanas de acción, nos comprometemos a construir juntos organizaciones y redes que persigan las causas comunes expresadas en esta declaración. Apreciamos con especial satisfacción la continuación de la coordinación de la educación popular para apoyar la Agenda Global de Acción Común. También damos la bienvenida a las iniciativas antiguas y nuevas para converger en todos los niveles, desde los barrios locales hasta las redes mundiales. Estamos dispuestos a unirnos en la diversidad y a desempeñar el papel histórico que exigen nuestros tiempos.

Adoptada por las organizaciones firmantes y los participantes de la Asamblea de Movimientos Sociales, de Paz y Medioambientales en el Foro Social Mundial 2021

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba